• Psicoterapia de niños

    Los conflictos psíquicos en los niños, tanto como en los adultos, pueden ocasionar perturbaciones a veces graves para la salud. Pero en los niños es el desarrollo, la vida de relación, la escolaridad, que pueden verse rápidamente perturbadas. Por otra parte, a menudo es justamente porque hay problemas en la escuela, en casa, en la relación con los otros, o porque se considera que el niño tiene problemas de comportamiento, y no un sufrimiento psíquico manifiesto, que los padres comienzan a inquietarse y deciden entonces consultar.

    Es por eso que es necesario constatar que a veces es difícil para un niño expresar sin ayuda el sufrimiento psíquico. Puede ser difícil para un niño, como a veces lo es también para un adulto, poner en palabras su sufrimiento. Esto no significa que este sufrimiento no existe. Pero el hecho de no poder decirlo puede hacer que ese sufrimiento se exprese de otro modo, y es así que puede encontrarse en el origen de perturbaciones diversas, incluso de perturbaciones somáticas, con respecto a las cuales los padres, los educadores, los médicos, suelen a veces quedarse sin respuesta.

    La psicoterapia de niños tiene también la particularidad de estar marcada por la dependencia real del niño con respecto a sus padres. Esta dependencia no es sólo material sino también psíquica. Es por esta razón que es indispensable que los padres tomen parte en el trabajo terapéutico del niño.